Isla grande de Chiloe, en el sur de Chile

Quiero relatar brevemente la experiencia de hacer una vuelta por el sur de Chile llegando hasta la isla grande de Chiloe, en el sur de Chile. En esta oportunidad Mary (mi novia) y yo decidimos pasar 10 días de vacaciones de verano en el sur del país. El viaje comenzó saliendo de Santiago de Chile en bus hasta la ciudad de Osorno, fueron aproximadamente 11 horas de viaje en carretera. Llegamos a las 6:00 de la mañana a Osorno, después de tomar desayuno nos fuimos al terminal de buses inter-urbano y nos trasladamos hasta el pueblo de Maicolpue en la comuna de San Juan de la Costa, un lindo lugar a orillas del mar pacífico.

Llegamos allí porque tenía programado participar en la 2da edición de la Carrera Selva Costera, en la distancia de 21km. Debo reconocer que es una de mis carreras preferida, lindos paisajes, buenos desafíos y una ruta con mucho barro y dificultad. Después de la carrera nos fuimos esa misma tarde  de vuelta a Osorno, dormimos esa noche allá y el domingo en la mañana partimos hacia nuestro próximo destino, Puerto Varas.

Aires Alemanes

El domingo un poco antes del medio día llegamos a Puerto Varas, un lugar muy bonito a orillas del lago Llanquihue con vista predilecta a los volcanes Osorno y Calbuco, ésta ciudad fue fundada por inmigrantes Alemanes, toda su arquitectura es Alemana, muy turístico y muy costoso también, pero por su belleza vale la pena quedarse por lo menos una noche, si es que tu presupuesto lo permite. Nosotros lo hicimos así, pasamos el día y la noche del domingo y el lunes en la mañana partimos para Puerto Montt, otra ciudad fundada por inmigrantes Alemanes. Recomiendo visitar las cocinerías del mercado municipal, la comida es estupenda, abundante y económica.

Vista del Volcan Osorno © Emilio Valderrama / Traveler Adventure

El encanto Chilote

Después de pasar 2 noches en Puerto Montt decidimos partir a la Isla Grande de Chiloe, nuestro principal destino para este viaje. Tomamos un bus en el terminal con ruta hasta Castro (la capital de Chiloe), para llegar a la isla el bus debe tomar una barcaza para cruzar al otro lado, es un pequeño paseo que dura alrededor de 20 minutos. Se permite bajar del bus y desde “proa” o “popa” poder observar todo el recorrido. La barcaza atraca en Chacao, la ciudad de entrada a la Isla.

Pasando Chacao haces un breve paso por la ciudad de Ancud y finalmente llegas a Castro, al llegar comenzamos a buscar un lugar donde almorzar, una vez más las cocinerías del mercado fue nuestra mejor opción, ya con el estómago lleno comenzamos a recorrer la ciudad para encontrar el mejor lugar para quedarnos (cabe destacar que en ninguna de las ciudades donde pernoctamos teníamos reservación previa, preferimos ir visitando y viendo con criterio propio cual hostal o pasada nos gustaba y/o convenía más), ya con techo para dormir salimos una vez más a recorrer Castro y disfrutar.

Al día siguiente fuimos al Parque Nacional Chiloe en Cucao, una bonita reserva natural bordeando el océano pacífico, de vuelta a Castro decidimos ir al otro día al puerto de la ciudad de Dalcahue para tomar una lancha y llegar hasta la isla de Quinchao y la población de Achao, lugar donde se encuentra la iglesia más antigua de toda la isla grande de Chiloe, construida alrededor de los años de 1730 y la cual lleva por nombre “Iglesia Santa María de Loreto de Achao”, nombrada patrimonio de la humanidad por la UNESCO en el 2000, una población y lugar que sin duda se debe visitar cuando se decide ir a Chiloe.

Iglesia Santa María de Loreto de Achao © Emilio Valderrama / Traveler Adventure

La ciudad de los ríos: Valdivia

Después de pasar 3 días en Chiloe comenzamos nuestro retorno a tierra firme, llegando finalmente a la ciudad de Valdivia luego de unas 9 horas de viaje aproximadamente, lugar mágico y de extremada belleza que no te cansas nunca de visitar, definitivamente, se ha convertido en mi ciudad favorita en los 3 años que llevo en Chile. En ésta, mi segunda visita a la ciudad de los ríos, no pude dejar de disfrutar su diversa gastronomía y sobre todo de la enorme variedad de cervezas artesanales que son preparadas allí mismo en Valdivia.

En resumen fueron 10 días en una parte del hermoso sur de Chile, donde la gastronomía marina es el plato fuerte, teniendo al Salmón como gran protagonista. Sin duda después de observar tan lindos paisajes, de visitar lugares con tanta historia, conocer personas tan amables el regreso a la ciudad de Santiago se hace difícil y solo piensas durante el camino en cuando volverás a dar una Vuelta por el sur de Chile.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: