Levadas de Madeira: Macizo montañoso Central

La madre de todas las caminadas, paraíso para los amantes del senderismo, exigente, con declives pronunciados pero con unas vistas y formaciones rocosas que compensan cualquier esfuerzo físico. Son estas las características principales de esta importante vereda que une los picos más altos de la isla Pico Areeiro a Pico Ruivo y que a su vez ofrece múltiples conexiones y alternativas para recorrer, siempre en medio de una flora ancestral única y propia de la Isla de Madeira y acompañado siempre de amigables aves endógenas.

Amanecer en Pico Areeiro
Amanecer en Pico Areeiro © Edgar Moya / Traveler Adventure
Amanecer en el Pico Areeiro

Es aquí, en Pico Areeiro a 1.818 de altitud y aún en la oscuridad de la noche donde comienza nuestra aventura con uno de los mejores lugares para apreciar este hermoso espectáculo de colores que nos ofrece la naturaleza. Para llegar al Pico se necesita vehículo particular o de alquiler puesto que no existen medios públicos para este lugar. Es imprescindible estar bien abrigados incluso sobre todo con guantes si vas de moto incluso en el verano, por mas calor y sol que se sienta a nivel de mar la altura marca la diferencia significativa de temperatura. Con suerte en la vía podrás encontrar una gran cantidad de conejos, como una plaga en medio de la carretera.

Mirador Ninho da Manta
Mirador Ninho da Manta © Edgar Moya / Traveler Adventure
Ninho da Manta

Aunque bastante concurrido, sobre todo por jóvenes que esperan en grupos el amanecer, a mi juicio no es el propio pico el mejor lugar para verlo. Así que iniciamos nuestro primer recorrido hasta el mirador Ninho da Manta. Hay que prestar mucha atención a este tramo de escasos 8 min, en algunos casos desprotegido y azotado frecuentemente por ráfagas de viento que complican la estabilidad del caminante. En este lugar se dice anidaba una ave de rapiña conocida como Manta y es donde tomaremos un pequeño desayuno mientras el sol nos da la bienvenida, abriendo ante nuestros ojos el telón de la oscuridad y enseñarnos un valle escarpado con espectaculares formaciones rocosas con las islas de Porto Santo al fondo, en medio del océano.

Vereda al borde del precipicio
Vereda al borde del precipicio © Edgar Moya / Traveler Adventure
Escaleras de acero inolvidables

De aquí para el frente comienza una sucesión de estrechos escalones con pronunciadas subidas y bajadas encontrando algunos túneles atravesando así el corazón del macizo montañoso de la isla. Casi todo el camino se encuentra en buen estado protegido cables de acero “quita miedo” en algunos casos de ambos lados del camino y que nos protegen de una inminente caída al abismo. El antiguo camino que subía al pico de la torre se encuentra temporalmente cerrado por un deslizamiento del terreno así que los letreros indicaran proseguir a la izquierda donde se sube por una serie de escaleras de acero inolvidables.

Urzales ancestrales
Urzales ancestrales © Edgar Moya / Traveler Adventure
Casa de abrigo del Pico Ruivo

En el tope de estas escaleras nos detenemos a contemplar el paisaje, tomar fotos y claro también recuperamos el aire. El camino se torna mas caluroso ya de cara al sol en medio de un bosque que parece petrificado en el tiempo. Se supera otra subida y una alcanzada la casa de abrigo del Pico Ruivo aprovechamos para recargar agua. Cabe destacar que este es el único punto de agua de todo el trayecto.

Casa abrigo de Piro Ruivo. Al fondo islas de Porto Santo
Casa abrigo de Piro Ruivo. Al fondo islas de Porto Santo © Edgar Moya / Traveler Adventure
Pico Ruivo y alternativas

Finalmente emprendemos el tramo final hasta el mismo Pico Ruivo, una empinada subida hasta el punto más alto de la Isla de Madeira con 1.862 msnm y tercer punto más alto de Portugal. Desde aquí con suerte en un día de buena visibilidad se puede apreciar una vista fantástica de toda la isla y su formación. Aquí tenemos múltiples alternativas y variantes para continuar nuestro recorrido: retornar los 7 km hasta Pico Areeiro por la misma vereda; tomar al este 2,8 km hasta Achada do Teixeira donde lo puede esperar un taxi que lo lleve hasta Santana; emprender los 11,2 kilometros de camino menos transitados hasta Encumeada donde aproximadamente a los 7 km en la Boca das Torrinhas ofrece otra variante para descender hasta el valle de Curral das Freiras.

Vereda con túneles, en medio del macizo central
Vereda con túneles, en medio del macizo central © Edgar Moya / Traveler Adventure

 

Datos extras

Usar calzado tipo bota que ofrezcan protección extra en el tobillo, con suela de buen agarre y bastante cómodo. Usar un sistema de capas de ropa conformado por una primera que permita alejar la transpiración del cuerpo, una segunda de abrigo y por último algún corta viento impermeable en caso de chubascos. Bastones de trekking. Linterna frontal; es común encontrar caminantes usando las linternas de sus teléfonos celulares y perfectamente cubren estas las necesidades, sin embargo en este camino pronunciado, de tantos kilómetros es mejor llevar siempre protegido todas nuestras pertenencias. Recuerda que el mínimo tropezón puede significar perder no solo la linterna sino que también tenga que despedirte del teléfono.

En gran parte del camino existe señal de celular, lo que si insisto es en que no conseguirás agua, solo en la casa abrigo de Pico Ruivo porque ni siquiera en el Pico Areeiro, y vas a necesitar al menos un litro por persona o más. Bloqueador solar y muchas ganas de aventurar. Para mayor información no dudes en contactarme y disfruta de este exigente camino.

Amanecer de Pico Areeiro a Pico Ruivo
Amanecer de Pico Areeiro a Pico Ruivo © Edgar Moya / Traveler Adventure

2 thoughts to “Pico Areeiro a Pico Ruivo

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: